Emporium Guatemala > Blog > Estilo > ¿Qué hago después de mi graduación?

¿Qué hago después de mi graduación?

Encuentra una ruta para empezar a tomar acciones reales después de terminar tu carrera.

Encuentra una ruta para empezar a tomar acciones reales después de terminar tu carrera.

Encontrarse con la vida de un adulto y asumir todas las obligaciones y responsabilidades que ello implica es, para muchos, una realidad dura y difícil de llevar: atravesar la frontera entre la ligera y entretenida juventud y verse de lleno en la otra orilla, en la de la seriedad, las normas, las cuotas del carro, los alquileres o la hipoteca y las tensiones, es una prueba que puede desembocar en alguna crisis de mayor o menor envergadura.

Sin embargo, no se puede eludir esta etapa de la vida, es parte del crecimiento como persona. Entonces más vale no dejar la toma de decisiones para después y empezar a pensar en el futuro. Las razones por las cuales se emprende unos caminos y no otros son muy variadas. Es determinante lo que tú quieras para ti, pero también influye la moda o lo que la sociedad en un momento dado valora. El hecho de tener cualidades no se refiere a ser más o menos inteligente, sino a estar mejor dotado para unas cosas que para otras. Podrías estar influenciado por una corriente determinada y, sin embargo, no ser muy bueno en ello.

o importante es dedicarse a aquello para lo que se tiene habilidad, así serás muy bueno en ello y obtendrás resultados óptimos. De lo contrario, quien se empeñe en estudiar o trabajar en algo que le cuesta mucho esfuerzo, puede que no llegue a alcanzar sus objetivos o que permanezca siempre por debajo de la media, ya que para esa actividad carece de cualidades. A la vez, estará dejando de lado aquello para lo que sí sirve y para lo cual no tendría que realizar grandes esfuerzos.

Por lo tanto, se recomienda tomarse las cosas con calma; organizarse bien; mantener una mente relajada y positiva; cuidar el cuerpo; prepararse para aceptar obligaciones y sobrecargas. No te estreses y empieza por armar un currículum vitae. La regla principal para lograrlo es que tenga la información clara y bien estructurada. De nada sirve hacer un currículum creativo y muy llamativo si la persona que lo recibe es incapaz de encontrar los datos relevantes en él.

También toma las siguientes sugerencias en cuenta:

  • Se breve. Tu currículum no debe pasar de una o dos hojas.
  • Utiliza un papel en color blanco, tamaño carta.
  • Escribe con una fuente legible y espaciada que facilite la lectura.
  • No lo escribas a mano, imprímelo.
  • Evita los adornos y ayúdate con negritas para una mayor claridad.
  • Respeta los márgenes y deja espacio entre los párrafos.
  • Escribe por una sola cara del folio.
  • Evita los errores de ortografía.
  • Resalta tus logros, maquilla los fracasos y nunca inventes información.
  • No expliques los fracasos.
  • No hace falta incluir documentos y títulos académicos a no ser que estos sean solicitados.
  • Envía una fotografía reciente, de color y tamaño carnet.

Asimismo, tómate un tiempo para evaluar tus capacidades y lo que tienes disponible en tu vida. Puede que quieras ejercer tu profesión por medio de un trabajo o emprender un negocio nuevo, con base en lo que has estudiado. Analiza tus oportunidades y cuán dispuesto estás a hacer algunos sacrificios que solo los emprendedores pueden comprender. Elige un camino e infórmate sobre la manera de llevarlo a cabo.

En esta nueva etapa, la psicología recomienda:

  • Ser consciente de lo que se está viviendo en cada momento.
  • Dedicar tiempo de calidad a la familia y a la vida afectiva.
  • No abandonar tus propias necesidades, cuidar tu espacio personal, tiempo, aficiones y deseos.
  • Mantener la libertad personal y la autonomía.
  • No realizar excesivas concesiones hasta el punto de sentirse vacío.
  • Con tus hijos debes estar presente y comprometerte.
  • Canalizar bien la fuerza disponible, de manera positiva y favorable.
  • Definir metas posibles, no fantasías.
  • Evitar la frustración que aparece si no se logran los objetivos.
  • Equilibra el tiempo de trabajo con el de ocio.
  • No sacrifiques la vida del presente pensando en las recompensas del futuro. Más bien vive con calidad el presente y siembra recursos para el futuro.
  • Recuerda que lo más importante eres tú mismo y tus seres queridos. Ningún proyecto, trabajo, empresa o jefe puede desplazar esas prioridades.
  • Realiza actividades placenteras como deporte, arte o ten contacto con la naturaleza. Todo esto descarga tensiones y ayuda a vivir con calidad.

Por Redacción Comercial | Prensa Libre

Fuente: La vida, paso a paso. Psicología para todas las edades. Elena Rubio Navarro, Vergara Ediciones B, S.A.

Sitio web por Royale Studios