Emporium Guatemala > Blog > Estilo > 8 grandes razones para vestir bien en el trabajo

8 grandes razones para vestir bien en el trabajo

La vestimenta en el ambiente laboral es un elemento muy importante.

La vestimenta en el ambiente laboral es un elemento muy importante.

Habla de tu personalidad, de quién eres y hacia dónde vas. En algunos casos hasta determina la recepción y apertura de los compañeros, jefes y clientes. A continuación, te damos 8 razones para vestir de manera impecable.

Pero antes, como consejo básico, si estás por ingresar a una empresa dedícale un tiempo a investigar el giro de negocios en el que trabajarás y con qué personas estarás en contacto, tanto dentro como fuera de la empresa, esto te ayudará a preparar y organizar mejor tus atuendos, ad hoc al tipo de actividad.

1- Una importante primera impresión: Recuerda que, en un principio, ¡todo entra por los ojos! Se necesitan tan solo 7 segundos para crearse una impresión sobre alguien y, en tu caso es indispensable que sea lo más agradable posible. Comparado a una firma de contrato, una venta o un ascenso, ¡este tiempo es muy corto!

2- Serás parte del grupo: Ya sea en un trabajo nuevo o uno establecido siempre existirán los “grupitos”. Una vestimenta adecuada, no llamativa y profesional dentro del ambiente laboral te ayudará a simpatizar y ser bien recibido por los compañeros.

3- Proyectarás confianza: La confianza no se puede exigir ni se nace con ella… ¡simplemente se construye! Una excelente forma de proyectarla ante clientes, jefes y compañeros es cómo te ves a diario y no solo en ocasiones especiales.

4- Sé diferente y auténtico: La forma en cómo te vistes, sin duda alguna, es una forma de expresión y con ella podrás demostrar que no eres la copia de otra u otras personas. Tendrás que ser muy analista, versátil y astuto con tu closet, pues al tratar de ser auténtico y único puedes caer en la informalidad o verte fachudo. Que tu vestimenta no te desligue de las metas que quieres alcanzar, más bien, que te ayude a llegar a ellas encontrando un equilibrio entre estilo personal e imagen profesional.

5- Verte bien es sinónimo de efectividad: Tu ropa no solo afecta a quienes te rodean, también transforma la percepción en ti mismo. Si estás vestido para el éxito de seguro llegarás a él y así mismo te impulsarás a ser más productivo, todo tu ser se alimentará de actitud positiva. Recuerda que una buena imagen personal abre las puertas siempre, o casi siempre.

6- Los momentos inesperados siempre llegan: Si eres de los que se viste adecuadamente solo para reuniones, aniversarios o momentos importantes estás actuando mal. En el trabajo no sabes cuándo se presentará el cliente más importante de tu vida, un almuerzo donde estén presentes los accionistas de la empresa o simplemente te solicitarán una cita que no estaba planeada con algún CEO nacional o internacional. No dejes que cualquier imprevisto sorpresa te quite la tranquilidad.

7- Un equipo distinguible en todo momento: El buen líder se distingue por dar el ejemplo en todo sentido y si es constante con su estilo de vestimenta, los demás lo seguirán. De esa manera reflejarás no solo en ti esa imagen ejecutiva, sino que también en todo el equipo.

8- Demuestra que estás listo para el siguiente nivel: ¿Has escuchado la frase “vístete para el trabajo que deseas, no para el que tienes”? ¿Quieres ascender y tener un puesto con más responsabilidades? Pues empieza con el guardarropa y luego a comportarte como tal. Ten especial cuidado con los zapatos, el cincho y el reloj.

Recuerda que tu imagen es y será constantemente construida, la vestimenta es parte de ella así que invierte en tu armario y así el éxito estará más cerca de lo que te imaginas.

Fuentes: Licenciada María Virginia Villamar, Psicóloga Industrial de y Coach certificada y, la Licenciada Daniela Miranda Psicóloga Industrial y Coordinadora de Recursos Humanos.

Sitio web por Royale Studios